La Dolce Vita historico

Visitando este lugar soberbio, esto fue enseguida el golpe de rayo, y soy feliz ahora de poder hacérselo aprovechar, en este pueblo encantador de Azille, el corazón del Minervois.

La historia de Dolce Vita sube a 1816. En aquella época, la casa fue separada en tres edificios distintos. Durante los años fastos de la viticultura, el primer propietario del edificio principal compró la parte trasera de la casa, cerró ciertas puertas y aperturas exteriores, y practicó aperturas en el interior para crear una casa más vasta para él mismo y su familia.

Cuando la región se volvió más rica, en la época del desarrollo de la viña, su hijo pudo entonces añadir la última parte interior, creando así una casa de pueblo tal que se puede ver hoy mismo. La casa queda muy privada, con sus tres fachadas separadas y un garaje exterior en la zaga de la casa, siguiendo conservando su sello antiguo.

El descubrimiento del interior de la casa le da la impresión de desplazarse en diferentes espacios, sensaciones al que traté de recrear por el decorado y los nombres consagrados a las habitaciones y las moradas. La terraza, arriba del todo de la casa, da la impresión de estar sobre el tejado del mundo, con vistas soltadas sobre los viñedos alrededor y sobre las casas más abajo, así como el campanario de la iglesia del pueblo que data del siglo 14. La veranda es un lugar soberbio para pasar un momento tranquilo, usted apreciará el espacio que comunica con la terraza quedándose cómodamente en el interior. Usted se sentirá como si viviera en numerosos espacios en el mismo lugar a la Dolce Vita.

Conocer a la propietaria y jefe cocinera

in-minerve-1Natalie, de origen americana, vivio la mitad de su vida en el estranjero, soñaba de vivir en Francia. ¡Le invita a compartir este sueño con una acogida calorosa!

"Encontré el lugar perfecto para instalarme y poder compartir mi experiencia y descubrimientos culinarios franceses. Apasionada por todas las cocinas, puedo también ofrecer menús para los aficionados de sabores exóticos."

Por otra parte, Natalie escoge sus productos sobre los mercados y los productores locales, que son de una frescura incomparable, y se le gustaria hacérselos compartir mientras que usted descoubrirà la belleza del Sur de Francia.